¿Cómo identificar los tipos de llanto de mi bebé?

El llanto del bebé es una de las grandes incógnitas que tenemos las madres, sin embargo debemos entender que esta es la forma que tiene nuestro hijo/a de comunicarse.

Carolina Sciaraffia
Psicóloga Miwawa

Este se puede provocar por múltiples razones como hambre, sueño, frío, calor, enfermedad.

Poder “leer” y entender lo que requiere tu hijo/a necesita demanda de paciencia y sensibilidad.

Detallar muchos tipos de llantos puede ser confuso y difícil de identificar, queremos puntualizar algunas de las principales causas del origen del llanto.

Por hambre, antes que todo debemos señalar que el llanto es una señal tardía de hambre, por lo tanto, como padres debemos estar atentos a señales tempranas de hambre como movimientos de manos a la cara, o movimientos de la boca, después estas señales se vuelven mas explicitas el bebé busca el pecho, o lloriquea o tiene un llanto breve; cuando no hemos logrado atender a esto, comienza el llanto el que puede describirse como un llanto más persistente que pasa cuando el bebé se siente satisfecho.

Por dolor,  además de la persistencia este puede describirse como mas abrupto o súbito, y seguramente llamara mas nuestra atención. En este caso podemos ir buscando y descartando las posibles causas, tales como cólicos, fiebre,  etc. Sin embargo, la recomendación es consultar a un especialista.

De atención o frustración, este no resulta tan intenso como los otros, puede manifestarse con 3 llantos y luego se detiene.  En muchas ocasiones el bebé tiene necesidad de estar con su mamá, es decir, del contacto cercano y continuo con la madre, satisfaciendo esta necesidad podemos solucionar llantos producidos por sueño, irritabilidad, mal humor o necesidad de atención.

Tomar a tu bebé en brazos suele ser la gran solución en estas ocasiones!!! 

3 Actividades que favorecen la Vinculación Prenatal

Muchas veces pensamos que el vínculo prenatal surge naturalmente, sin embargo la vinculación es una decisión consciente, es decir, tú decides vincularte con otro, en este caso, con tu bebé.

– Claudia Guerra Avila

Es importante vincularte con tu bebé desde el embarazo, ya que esto favorecerá el desarrollo de un apego seguro en el post parto.

Aquí 3 actividades muy simples que favorecen el vínculo prenatal

1.- Háblale a tu bebé, te escucha desde las 16 semanas de embarazo; cuéntale actividades de la vida diaria, tales como que estás en la ducha, que el sonido que escucha es el agua, juega con algún juguete y se lo presentas. También cuéntale cuando estás comiendo y con quién estás y así durante el día cuéntale las actividades que vas realizando.

2.- Ponle música, dile que es para él o ella y canta, la música te debe gustar a tí también, ya que recuerda que durante el embarazo, tus gustos son también los de tu bebé.

Cuéntale un cuento, algo corto, mejor aún si tú lo has creado, puede ser una historia familiar o algo inventado y al contarlo dale voz a los personajes, que sea entretenido y una vez que nazca, verás que lo reconoce y reacciona de la misma forma que lo hacía en el útero 😉

Alguna vez sentiste que no lo estás haciendo bien?

¿Alguna vez sentiste que no lo estás haciendo bien?

“Y me cuestioné si servía para ser madre… porque las cosas no resultaron como yo soñaba, me culpé por eso, hasta que entendí que había dado lo mejor de mí en ese momento y que hoy podía seguir entregando más, pero con la experiencia y sabiduría que la vida me había regalado”

– Escrito por Claudia Guerra Avila.

Muchas veces nos cuestionamos nuestro rol como madres, sin embargo, recuerda siempre que no hay una receta o un manual, sólo debes dar lo mejor de tí.

Ser madre es sin duda una experiencia increíble en nuestras vidas, pero qué pasa cuándo las cosas no resultan cómo esperábamos?

Qué pasa cuándo imaginamos un parto soñado y resultó distinto? o cuando visualizamos la lactancia materna y resultó mucho más difícil y doloroso de lo que creíamos? o definitivamente qué pasa cuándo doy lo mejor de mí y no logro calmar a mi hij@? y mi cuerpo? que ya no es el mismo de antes, que parece que aún sigo embarazada pero tengo mi bebé en mis brazos y a medida que avanzan los días y los meses y porqué no decirlo, a medida que avanzan los años tenemos millones de dudas respecto a la crianza de nuestros hij@s y nunca sabemos si lo estamos haciendo bien.

Según mi experiencia personal y en mi trabajo con cientos de mujeres sólo te puedo decir que debes ser tú misma, tal cual, con virtudes y defectos, llenita de amor para entregar a ese ser que lo único que quiere es que estés ahí, que lo abraces y escuches, que lo ames tal cual es, no como tú quieres que sea, sino como es él o ella.

No cuestiones si lo que hiciste está bien o mal, avanza y sigue dando lo mejor, pide ayuda cuando la necesites, no estás sola y recuerda que la única vez en la vida que dos personas son una, es en el embarazo y el primer año de vida, por lo tanto lo que tu sientas, tu hij@ lo sentirá, es decir, si quieres calmarlo, cálmate tú primero y así lo conseguirás, míral@ siempre y aprenderás a conocerl@. Confía en tí, siempre busca las respuestas en tu interior, guíate por lo que sientes y no tengas miedo.

Nunca olvides que tú y sólo tú tienes el control, no lo pierdas, tómalo a actúa según lo que vas sintiendo. Ama sin límites, pero a tí primero y así podrás entregar lo mejor de tí a tu hij@.

Cree en tí y disfruta el ser madre, eres poderosa y tienes el control