Alguna vez sentiste que no lo estás haciendo bien?

¿Alguna vez sentiste que no lo estás haciendo bien?

“Y me cuestioné si servía para ser madre… porque las cosas no resultaron como yo soñaba, me culpé por eso, hasta que entendí que había dado lo mejor de mí en ese momento y que hoy podía seguir entregando más, pero con la experiencia y sabiduría que la vida me había regalado”

– Escrito por Claudia Guerra Avila.

Muchas veces nos cuestionamos nuestro rol como madres, sin embargo, recuerda siempre que no hay una receta o un manual, sólo debes dar lo mejor de tí.

Ser madre es sin duda una experiencia increíble en nuestras vidas, pero qué pasa cuándo las cosas no resultan cómo esperábamos?

Qué pasa cuándo imaginamos un parto soñado y resultó distinto? o cuando visualizamos la lactancia materna y resultó mucho más difícil y doloroso de lo que creíamos? o definitivamente qué pasa cuándo doy lo mejor de mí y no logro calmar a mi hij@? y mi cuerpo? que ya no es el mismo de antes, que parece que aún sigo embarazada pero tengo mi bebé en mis brazos y a medida que avanzan los días y los meses y porqué no decirlo, a medida que avanzan los años tenemos millones de dudas respecto a la crianza de nuestros hij@s y nunca sabemos si lo estamos haciendo bien.

Según mi experiencia personal y en mi trabajo con cientos de mujeres sólo te puedo decir que debes ser tú misma, tal cual, con virtudes y defectos, llenita de amor para entregar a ese ser que lo único que quiere es que estés ahí, que lo abraces y escuches, que lo ames tal cual es, no como tú quieres que sea, sino como es él o ella.

No cuestiones si lo que hiciste está bien o mal, avanza y sigue dando lo mejor, pide ayuda cuando la necesites, no estás sola y recuerda que la única vez en la vida que dos personas son una, es en el embarazo y el primer año de vida, por lo tanto lo que tu sientas, tu hij@ lo sentirá, es decir, si quieres calmarlo, cálmate tú primero y así lo conseguirás, míral@ siempre y aprenderás a conocerl@. Confía en tí, siempre busca las respuestas en tu interior, guíate por lo que sientes y no tengas miedo.

Nunca olvides que tú y sólo tú tienes el control, no lo pierdas, tómalo a actúa según lo que vas sintiendo. Ama sin límites, pero a tí primero y así podrás entregar lo mejor de tí a tu hij@.

Cree en tí y disfruta el ser madre, eres poderosa y tienes el control

7 Consejos que te ayudarán a conseguir una Lactancia Exitosa

La lactancia materna, es sin duda, una experiencia única. Para algunas madres resulta sencillo y placentero, pero para muchas es un proceso difícil que causa angustia y preocupación

Lo más importante en este proceso es que confíes en tí y que comprendas que es un proceso, por lo que muchas veces toma tiempo en establecerse.

-Escrito por: Claudia Guerra Avila

Aquí algunos consejos que te ayudarán a disfrutar y vivir una lactancia exitosa

  1. Confía en tí y siempre recuerda que tienes todas las capacidades para conseguirlo.
  2. Siéntate o busca una postura que te acomode, siempre con tu espalda apoyada, para evitar el dolor de espalda.
  3. Descubre tu pecho, idealmente si estás en casa, sácate la ropa desde la cintura hacia arriba, para que tu bebé sienta tu olor y tu calor.
  4. Evita que te tomen el pecho, ya que tu bebé quiere sentir tu olor y el olor de otra persona en tu pecho le molesta y muchas veces le causa rechazo.
  5. Toma tu pecho con 4 dedos por debajo de la aréola (la zona café de la mama) y un dedo por arriba, quedando tu mano en forma de “C” detrás de la aréola, aplana un poco hasta que salga una gota de leche y mantén tu pecho aplanado, para que tu bebé pueda llegar a toda la aréola con su boca y succionar de forma adecuada.
  6. Acerca a tu bebé al pecho, con tu espalda apoyada, siempre es tu bebé quien se acerca al pecho y no el pecho al bebé.
  7. Busca un lugar tranquilo, si es necesario, que te dejen sola, para que así vivan ese momento de intimidad con tu bebé.

La lactancia Materna es un momento íntimo, disfrútalo y recuerda tener paciencia, que nadie interfiera en este proceso, ya que es tu momento y el de tu bebé.